Comemiedos Sorgenfresser

 
 

10,00

La cremallera sirve para depositar el miedo dentro. Luego será el adulto quien lea el miedo y lo retire de la boca. El peque dirá que el comemiedos se lo ha comido. Hablar de emociones, de aquello que nos pasa en familia e identifcarlo e intentar ponerle nombre es una práctica muy sana y beneficiosa para la buena comunicación futura.

¡Ay, que divertido! Mi muñeco tiene superpoderes porque se come mis miedos

  • Perfecto para mejorar el vínculo afectivo y la gestión de conflictos y estimularla la autoestima y seguridad.
  • Despierta la curiosidad y la exploración por abrir y cerrar la cremallera, su forma y color.
  • Desarrolla la capacidad identificar y comunicar emociones.

Edad: Desde 1 año

Descripción

Es un muñeco comemiedos rojo con pelo pincho de 25 cm. La cremallera sirve para depositar el miedo dentro. Luego será el adulto quien lea el miedo y lo retire de la boca. El peque dirá que Mini-Saggo se lo ha comido. Hablar de emociones, de aquello que nos pasa en familia e identifcarlo e intentar ponerle nombre es una práctica muy sana y beneficiosa para la buena comunicación futura.

Si quieres sesoramiento y consejos pincha aqui.

Estabas buscando un regalo que ayude a tu peque en una etapa de miedos y lloros y con el que trabajar la inteligencia emocional en familia.

Hola soy Sago, rumpel y Polly, y si escribes tus miedos en un papel y abres la cremallera de mi boca prometo comerme tu miedo y hacerlo desaparecer.

La inteligencia emocional se trabaja cuando se le pone nombre a aquello que te pasa y el miedo es una de las emociones básicas que debemos aprender a gestionar.

Para peques menores de 1 año, los comemiedos son el mejor compañero por sus ojitos y suavidad, además de un juego estupendo de cremallera para arriba, cremallera para abajo.

Para peques que no saben escribir, se les nombra en voz alta la emoción que están sintiendo y luego se les dice que no es el unico que lo siente. Se escribe en un papel aquello que el niño expresa y se lo damos de comer al comecocos. Sería algo así como: ¿Tienes miedo? Eso que te pasa se llama miedo y mama tambien lo tiene cuando atraviesa un pasillo oscuro. Si lo escribimos aquí y se lo damos de comer al comemiedos, el miedo desaparecerá.

El hecho de escribirlo será un recurso más que le inicie en el mundo de la lecto-escritura.

Y si el peque ya sabe escribir es cuando la familia hace un esfuerzo por enunciar en voz alta los miedos, escribirlos y darselos de comer al comemiedos, porque es así como verá que los miedos no hay que ocultarlos y que se pueden enunciar de forma natural. Vuelves del trabajo y enuncias en voz alta, tengo miedo a salir mañana tarde del trabajo y no llegar a la funcion a tiempo.

Y cuando llega la epoca en la que no contamos nada a papay mama, como ya se ha generado el habito, puedes abrir la boca del comemiedos y saber que le pasa a tu hijo o hija.