Hacía tiempo que os quería contar lo mucho que disfruto los momentos de lectura con mis niñas. A menudo van a por el libro, lo ponen sobre mis rodillas o muy cerquita y empiezan a pasar páginas y señalar para que yo les cuente.

Con los libros de tela es un poco distinto y me gustan aún más. Es entonces cuando sus manitas y motricidad son las protagonistas de la historia, dejando a un lado la importancia de tu relato. A veces te piden que les cuentes qué es eso que hay, pero la mayoría de las veces están muy concentradas haciendo eso que les pide el cuento.

¿A qué edad están recomendados?

A partir del año si el libro no tiene elementos que puedan desprenderse del libro. Si no, puedes hacer como yo y retirarlos hasta que acaben con la etapa de exploración a través de la boca. En este caso, para niños de un año recomiendo quitar los elementos de juego, la camiseta que se guarda en la cómoda y el barco de la bañera.

¿Por qué poner un Quiet Book o libro de tela en tu vida?

Los Quiet Books los acompaña emocionalmente en su desarrollo, desarrolla la motricidad fina, la creatividad, el desarrollo sensorial e incentiva el lenguaje.

Son objetos que acompañan a nuestros peques en su desarrollo afianzando mediante la emoción aprendizajes fundamentales, como en este caso, las rutinas.

Son transportables y se pueden llevar en el coche, al médico o a casa de algún amiguito.

Estos libros suponen un reto constante a superar, proporcionándoles alta autoestima al conseguir aquello que ayer parecía imposible. Aquí te contaba algo más sobre los Quiet books hechos a mano.

Video del libro de Buenas noches

Si no conoces el libro, este vídeo te va a dar una idea de sus múltiples posibilidades, así que Pincha aquí para disfrutarlo:-))

Las niñas tiene 25 meses y siguen jugando con él y lo que les queda.  A los 14 meses se quedaban en la primera página, abriendo y cerrando el baúl, metiendo y sacando los elementos de juego, siempre supervisado por un adulto. Posteriormente les hacía gracia el pasar las páginas, sin detenerse mucho en el contenido, para luego ser conscientes del juego que daba el osito.

Ahora nos preguntan todo el rato..¿qué es esto? y contarles en qué página están y por qué esa secuencia les abre el entendimiento. Como veis el entrenar la motricidad es el elemento conector del juego que permite desarrollar el lenguaje, la creatividad y la secuencia de la rutina para irse a la cama.

¿Quieres conocer más libros de tela para niños?

Si te has quedado con ganas de ver algún otro, no dudes en visitar el apartado de nuestra web “lenguaje y libros” en la nueva sección I like. Pincha aquí.